Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

miércoles

4

julio 2018

0

COMENTARIOS

Nos volveremos a escuchar, ¿verdad?

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

En este verano que tanto le está costando de llegar climatológicamente, os vamos a dar vacaciones mientras acabamos de tirar adelante ese proyecto de libro solidario que ya empieza a dejar de ser un proyecto para convertirse en una realidad. Cuando este verano se acabe y el otoño empiece a cambiar los colores de la madre Naturaleza, con la caída de las hojas caducas de los árboles, os avisaremos de la puesta de largo de nuestro libro. Es nuestro libro para todos.

Yo, mientras, sigo utilizando la reflexión como instrumento para transmitir mis pensamientos. Estoy leyendo dos libros al mismo tiempo, uno “La biología de la creencia”, recomendado por mi amigo Jordi Puig y otro escogido por mí por devoción a su autor: Valentín Fuster, cardiólogo e investigador médico ejemplo de vida y mi tutor intelectual a través de sus libros y conferencias.

Me nutriré de los grandes pensadores para enriquecer mis reflexiones. Luego, os las contaré, poco a poco, de artículo en artículo, de sonrisa en sonrisa.

Felices vacaciones a tod@s, nos volveremos a escuchar. No os olvidéis de seguir creciendo, os necesitamos grandes y apartados de la mediocridad que nos rodea. Una forma de seguir creciendo es continuar buscando continuamente una razón para sonreír, pero hay que buscarla.

domingo

20

mayo 2018

1

COMENTARIOS

No sé qué deciros…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

No sé qué deciros ni contaros, quiero seguir con este blog que resulta más intimista que las redes sociales. Además, aquí damos la cara, en las redes sociales te la pueden romper a golpe de insultos cobardes amparados en el anonimato o el seguidismo multiplicador.

Quizá podríais apuntarnos de qué temas os interesa nuestra libre opinión. En las redes sociales, muchas veces, el ambiente resulta albo.

Nosotros nunca pretenderemos adoctrinar, porque el pensamiento único no existe y por tanto no se debe imponer en aras a la libertad individual. Solo la mediocridad puede invitar al refugio propuesto por las ideas ajenas que esconden la falta de ideas propias.

Qué mediocres seríamos todos si todos pensáramos lo mismo. No creceríamos como personas y nos convertiríamos en cosas para ser utilizadas por el “listo” de turno. Me gustaría enriquecerme con vuestras opiniones, que fuera un blog interactivo solo cerrado para los mediocres, la mayoría de los cuales solo hablan y jamás escuchan, pequeños seres, vociferantes de su mediocridad y sordos al abanico multicolor de nuestras vidas.

Y no nos olvidemos de los sentimientos, esas cosas que nos ocurren no sabemos nunca por qué pero que de no ocurrirnos dejaríamos de pertenecer a la raza humana. Solo seríamos cosas, pequeñas cosas, mediocres cosas.

Sonreír, sonreír, sonreír… para no llorar.

lunes

19

marzo 2018

2

COMENTARIOS

Solidaridad inédita

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Por fin, casi diez años después, he terminado de escribir ese libro que empecé con el amigo y he terminado con mi hija, coautora y motivadora especial de la obra.

Su publicación, una vez rechazada por la editorial que me instó a escribir ese libro cuando eran “pequeños” y que ahora que son “grandes” consideran que “más allá del valor intrínseco de la obra, consideran la rentabilidad de la misma”. Todo ello a sabiendas de nuestra renuncia a los derechos de autor a favor de una Asociación sin ánimo de lucro, GAEM, que centra sus esfuerzos en la búsqueda de una solución a la esclerosis múltiple. Si alguien que sigue este blog conoce alguna editorial que esté por cuestiones de rentabilidad social y no económica, que nos recomiende.

No obstante, este libro verá la luz más allá de su formato editorial o mecenazgo social o altruista. La solidaridad quizás no tenga un precio, pero tiene un gran valor para los que aún mantenemos unos valores en peligro de extinción.

Me dicen que está nevando, hace frío, mucho frío. Tanto frío como en las conciencias de aquellas personas que buscan rentabilizarlo todo, hasta los sentimientos de esperanza de aquellos condenados a cadena perpetua no revisable, en la cárcel rodante de una silla de ruedas o de unos brazos amigos de robustez meridiana. La mayoría no podemos ir solos, es curioso, pero podemos acompañar a todos.

Pero la sociedad actual es más proclive a la limosna caritativa que no disminuye el dolor de la discapacidad sobrevenida y enerva la sensación de dependencia.

Recuerdo, cuando estaba en activo, que el mejor cliente de la oficina bancaria en que trabajaba era un mendigo silencioso que solo pedía con su presencia y su hogar callejero. Tenía una fortuna en dinero efectivo fruto de la beneficencia social. Yo no soy partidario de las limosnas, prefiero la ayuda. Recientemente, un limosnero de 19 años me pidió dinero mientras unas bambas destrozadas no escondían la sangre que escupían sus pies. Le compré unas bambas nuevas, pero no le he vuelto a encontrar. He comprobado que era tan pobre que solo quería dinero, como el adinerado mendigo silencioso.

Sonreír es barato, no dejad de hacerlo, aceptad este consejo de lance.

domingo

18

febrero 2018

0

COMENTARIOS

Mecenas

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Estaba escuchando una canción de Alberto Cortez y me ha despertado la atención un estribillo que decía: “De todo aquello que consigo me convierto en mi propio mecenas”. El mecenazgo, infrautilizado en la actualidad para favorecer, ayudar, proteger o patrocinar causas o ideas culturales, artísticas o científicas, objetivos que le dieron nombre, me ha llevado a pensar, basado en el estribillo musical, en la posibilidad de crear un ´mecenazgo vital’. Cuántas ideas y proyectos, a lo largo de nuestra vida se han quedado en proyectos perdidos u olvidados por falta de un mecenas o favorecedor que nos ayudara a conseguirlos. Todo ello más allá del mecenazgo obligado, inducido y sutil de los padres.

El mayor proyecto de los seres humanos, que se sienten libres de verdad, consiste en dejar de ser lo que son y convertirse en lo que quieren ser. Pero esto cuesta esfuerzo, sacrificios, comprensión social y en muchos casos, dinero. Ahí es donde encontramos a faltar la figura del mecenas, el favorecedor…

Cuando nos damos cuenta que ya no nos satisface el haber sido un eficiente empleado de entidad bancaria, un creativo albañil con mucha experiencia, un invisible funcionario, un amable camarero, un abyecto empresario conseguidor de muchos beneficios económicos, o un jardinero fiel protector de flores marchitas… Cuando nos damos cuenta, ya es demasiado tarde, ningún mecenas apuesta por proyectos tardíos o cobardes.

En estos últimos años de mi vida creo haber actuado de mecenas de por lo menos tres proyectos vitales. Por acción, omisión o renuncia he favorecido que otros tantos proyectos personales puedan dejar de ser lo que la genética social les ha hecho y consigan lo que su libertad individual desea ser. Solo tienen que recordar que el mecenas es un favorecedor, los conseguidores serán ellos o no serán.

Me dicen que no corra, que me puedo abocinar. Pero no me precipito como cuando era joven, ahora solo tengo prisa en ganarle tiempo al tiempo. Algunos me comprenderán. Y siempre con una sonrisa, sonrisas forever.

 

 

lunes

22

enero 2018

0

COMENTARIOS

Palabra

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

¿Pensábais que no íbamos a volver? Pues ya estamos de vuelta, os lo dijimos, os dimos nuestra palabra…

“La palabra actúa, no como fuerza ideal sino como una fuerza oscura, como un hechizo que constriñe las cosas, las hace realmente presentes fuera de ellas mismas”. (M. Blanchot, La part du feu).

De ahí la importancia de la palabra en la comunicación, ya sea hablada o escrita. Obligas a las cosas a hacer algo, significar algo, convencer a alguien más allá de su propio significado. Mi interés en rescatar palabras abandonadas reside en recuperar la facundia, esa virtud comunicativa que merece ser escuchada.

La palabra le da sentido a las cosas y ambas le dan sentido al verbo.

Estamos en plena cuesta de enero. Ya hemos votado casi todos y la mayoría han botado de satisfacción. No sé qué tienen las elecciones que consiguen que todos ganen. Los que ganan, porque han ganado; los que pierden porque pensaban iban a perder por más o porque no han ganado “los otros”; y los otros porque aunque no hayan ganado, otros que tampoco han ganado, les ayudarán a sumar para ganar. Y casi todos acaban botando de alegría aunque no les hayan votado tanto como querían. Qué raro es esto de la política ¿verdad? Yo voté porque puedo pero no boto porque no puedo.

Os dejo otra palabra olvidada. ¿Alguien la recuperará? Más vale, si no acabaremos por no entendernos. Sonrían, por favor.

 

 

 

domingo

24

diciembre 2017

3

COMENTARIOS

La Navidad lo arregla todo…o no

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Se me acaban las palabras cuando los pensamientos mayoritarios se concentran en unas fechas determinadas: 21D, 25D, 1E, 6E y todo lo que ellas conllevan. Las mentiras de unos se entrecruzan con las mentiras de otros creando una falsa realidad.

Captura

Las palabras tienen vida, aquello que no tiene nombre no existe. Pasadas fiestas, en todos los artículos, insertaré una palabra o frase (en negrita) de las olvidadas o en la agonía del limbo, de las cosas que pierden su nombre. Si alguien tiene interés en saber su significado, que inserte un comentario y le contestaré (hoy habrá un adelanto)

Alguien escribió hace unos años algo que suscribo plenamente: “Siempre he querido saber el nombre de las cosas en una lengua o en otra. No por una vocación de coleccionar, sino por zambullirme en otras maneras de pensar, en otras maneras de percibir la realidad. A menudo somos como una gota de lluvia o un pellizco de la niebla, porque no encontramos nada que nos sirva de anclaje a la realidad. Quizás por esto buscamos palabras”.

 

Nosotros no mentimos, expresamos lo que sentimos y pensamos aquello que nos dicta, primero el corazón y después nuestros pensamientos libres de adoctrinamiento alguno. Ya que ha salido el verbo ‘adoctrinar’ os comento su significado real, el que se le dio cuando se le puso nombre: inculcar a alguien determinadas ideas o creencias. ¿Hay alguien a quien nunca jamás le hayan adoctrinado o intentado adoctrinar a lo largo de su vida? No hace falta que contestéis, pero fijaros que hace referencia a ‘ideologías’ y a ‘creencias’, generalmente disfrazadas de dogmatismos que nada tienen que ver con la libertad individual de las personas.

 

Deseo que repartáis sonrisas y regalos a troche y moche. Feliz Navidad y felices siempre, por favor. Volveremos.