Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

Archivo mensual: enero 2014

Lunes

27

enero 2014

1

COMENTARIOS

Cuestión de actitud

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

actitud-positiva1

“Una actitud positiva refuerza el sistema inmunológico y aunque no está demostrado científicamente, sí con la observación diaria de diferentes casos…”

Así me corroboraba una Doctora el otro día la única gran medicina que he decidido tomar: mi propia actitud.

Y me hizo pensar…¿ Hasta qué punto nuestra actitud ante la vida nos condiciona? Siempre he sido una persona positiva y luchadora, pero ha sido en los últimos años que la vida me está poniendo a prueba.

He tenido la suerte de aprender en casa que la actitud positiva es una gran medicina, un gran remedio y sobretodo una gran herramienta para afrontar y gestionar los problemas.

Y no han sido pocas las circunstancias a afrontar, a asumir,…pero siempre he visto una sonrisa a mi alrededor, y esa sí es una gran medicina.

No deberíamos llegar al momento de tener que superar un problema…para sacar nuestro “yo” más positivo, más luchador, más optimista…

A veces pienso que con más gente con una actitud positiva, seguramente toda iría mejor. Así que todos tenemos parte de responsabilidad, digamos que parte de la responsabilidad social individual es aportar nuestro granito de arena; porque la felicidad, la alegría y el optimismo también se contagian.

Nadie dice que sea fácil, implica valentía ante la vida, y valiente no significa no tener miedo, significa no rendirse jamás.

Lunes

20

enero 2014

4

COMENTARIOS

Referencias

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

 

Paisajes-de-Mar

 Cuando era joven y buscabas trabajo no existían los enchufes, como  ahora. Existían las referencias. Eran esas personas o entidades que por su  prestigio ganado daban la cara por ti y avalaban tu valía. Eran el sustituto  de la imposible experiencia que se reclama ahora. Porque, qué  experiencia se le puede pedir a un joven que busca trabajo.

Esas personas que daban referencias nuestras lo hacían conscientes que  eran un referente para nosotros, un ejemplo. Y que nosotros queríamos  seguir ese ejemplo que para ellos eran el aval o garantía de no  defraudarles.

Ya no hay referentes válidos. La sociedad actual se ha  mediocrizado  tanto que hemos perdido las referencias. Porque hemos de crecer, hemos  de mejorar, pero respecto a quién o a qué. Solo tenemos referentes hacia  lo posesivo material. Quiero ser tan rico como… Quiero ser tan guapo  como… Pero cuando buscas un referente en cuanto a principios y valores  y que sea alguien suficientemente cercano para seguirle incluso con la  mirada ¿dónde están? Solo parece que existan en el cine o la televisión,  pero esos no valen pues en esa película no estamos nosotros.

Yo sigo buscando esas referencias que de haberlas tenido antes me habrían hecho la vida algo más fácil. Pero en esa intensa búsqueda de lo escaso y por consiguiente diferente, estoy encontrando esas referencias que me ayudan a seguir siendo un referente  válido para quienes, conociéndome, les pueda avalar en su trayectoria vital.

Cuando encontréis esas referencias, a veces se tarda toda una vida, comprobaréis que esas personas diferentes y especiales tienen algo en común: siempre sonríen.

Lunes

13

enero 2014

3

COMENTARIOS

Martes

7

enero 2014

1

COMENTARIOS

¿ Y ahora qué?

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

 

actitud

 

Ya han pasado las navidades, ya hemos hecho todos los exámenes de conciencia pasados y presentes, no nos ha tocado la lotería a la mayoría. ¿Y ahora qué? Ahora toca luchar para que todas esas ilusiones que habíamos creado al amparo de la Navidad, se conviertan en realidades y no tengamos que esperar otro año y posponer nuestros propósitos, una vez más.

La ilusión es algo que si no se mantiene de forma constante aunque trabajada, no sirve de nada. Acaba resultando un simple fogonazo que calienta por un instante y da paso al frío de la realidad. Y no nos escudemos en la crisis económica, la ilusión no se compra ni se vende, se gana, se consigue, se transmite ¿me entendéis, verdad que sí?

Mi mujer sigue siendo maravillosa, eso me ilusiona. Mis hijos han madurado con solvencia, eso me ilusiona. Mi nieta justo un día antes de cumplir un año, ya camina y eso me ilusiona. Tengo amigos que se fueron lejos y me recuerdan, eso me ilusiona. Tengo amigos que están cerca, muy cerca, y eso me ilusiona. Hay otros que pese a conocerlos muy bien, todavía me sorprenden y eso me ilusiona…

Y nada de lo que pueda pasar y no me guste me hará perder la ilusión. Porque pasarán cosas que no me gusten y que me entristecerán, claro. Pero en cuanto encuentre la pulsión que me ayude a conseguir una sonrisa interna, recuperaré la ilusión nuevamente.

¿Y ahora qué? Pues ya lo sabéis: a sonreír y luchar para seguir encontrando razones para hacerlo. A mí me ilusiona intentarlo y conseguirlo. ¿Y a vosotros?