Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

Archivo mensual: mayo 2015

Lunes

25

mayo 2015

0

COMENTARIOS

Aprendamos

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Memoria

Hace unos pocos días, hablando con una persona muy querida por mí y que nos conocemos desde hace 62 años pero que nos conocemos mejor desde hace mucho menos tiempo, me dijo que habíamos bajado el listón literario en los últimos artículos. Me quedé un tanto preocupado y repasé esos últimos artículos. No eran mejores ni peores, para mí, solo eran diferentes. A veces leemos cosas que no van con nosotros, o eso creemos, y no le damos la importancia que otros sí se la dan, es natural. No se puede escribir al interés de todos por igual, aunque sí pueden todos sonreír o al menos intentarlo.

Por otro lado, hoy he recibido un comentario a un artículo que escribí hace más de un año y hablaba que evolucionar no es cambiar, es crecer y que siempre hemos de estar abiertos a aprender. A esa persona le ha gustado mucho la reflexión y más habida cuenta de mi “avanzada edad”. No hay límite de edad para aprender, pues mientras se aprende no se recuerda. La frase que os pongo hoy, viene muy a cuento de lo comentado previamente, y dice: “La memoria no es lo que se recuerda sino lo que se aprende.”

Aprendí a caminar y no necesito recordar cómo hacerlo, aunque a veces me cueste; aprendí a hablar y no necesito recordar cómo hacerlo; aprendí a sonreír y sigo haciéndolo de forma natural; aprendí que evolucionar no es cambiar y sigo creciendo; aprendí que lo bueno si breve dos veces bueno y por eso me despido de todos, hasta la próxima sonrisa.

Martes

19

mayo 2015

0

COMENTARIOS

Compartir

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

compartir

“Si lo que tengo no lo puedo compartir, no tengo nada…” una de las máximas de alguien a quien admiro muchísimo y que invita a la reflexión.

Compartir, verbo que a veces significa partir o dividir y sin embargo tiene un valor tan absoluto, tan additivo. Y es que cuando compartes , todo es MÁS.

Supongo que en la vida hay a quien no le gusta compartir y todo lo que tiene se lo guarda, y no me refiero exclusivamente a cosas materiales…

Compartir para multiplicar lo bueno por extensión, y minimizar lo malo por repartición…qué paradoja! Una misma acción con efectos contrarios pero con un denominador común: hacerlo con quien quieres, para que sea realmente bueno en caso de multiplicación , y realmente llevadero en caso de repartición…

Confieso que aunque me encanta compartir con los míos, no siempre comparto lo malo. Me lo quedo, lo guardo e intento gestionarlo sin que “afecte” a quienes tengo más cerca. No me gusta compartir lo que no es bueno…aunque confieso también que hacerlo ayuda a llevar las cosas mejor, siempre hay quien a pesar de todo sabe arrancarte sonrisas.

Compartir buenos momentos, compartir sonrisas, compartir consejos, compartir anécdotas, compartir sueños, compartir ilusiones, compartir vida en estado puro…

Lunes

11

mayo 2015

0

COMENTARIOS

Esperpento

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

dibujocara

Salgo a comprar con mi mujer, en el pueblo, y al llegar a la altura de la Iglesia una muchedumbre dispersa nos frena en nuestro decidido camino. Unos pocos (jóvenes) lloran ahogados en su propio silencio. Otros, mayores, ríen. Parece que vienen de una fiesta de despedida. La mayoría, miran, buscan, juzgan, hablan pero ninguno llora. El morbo que produce el dolor ajeno, en estado puro. Un nuevo esperpento global.

Llamado por su silencio me sumerjo con el susurro reparador de esos jóvenes que lloran de verdad aunque no quieran llorar. Todavía son jóvenes, todavía son… verdad.

¡Era muy joven para morir! ¡La vida es injusta! Los típicos tópicos de siempre se oían como eco renovado. Como si hubiera una edad predefinida para morir y la justicia humana tuviera que ver con la justicia divina, si existen ambas o ninguna.

Me viene a la memoria un poema de Rubén Darío que titulaba “Juventud divino tesoro” y que decía:

“Juventud divino tesoro, ya te vas para no volver, cuando quiero llorar no lloro y a veces lloro sin querer”.

¡Y cómo dibujar una sonrisa tras este texto y que no sea un emoticono! Pues bien, cuando se quiere sonreír se sonríe y a veces es bueno sonreír sin querer. Hasta pronto.

Lunes

4

mayo 2015

0

COMENTARIOS

Endorfina

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

endorfinas

No es un medicamento químico aunque su nombre se deriva del francés, endo y morphine (morfina). Es una sustancia natural que se produce en el encéfalo y que bloquea la sensación de dolor y que provoca sensaciones emocionales placenteras.

¡Ostras! He pensado. ¿Cómo podría averiguar qué provoca la creación de endorfina? Podría apaciguar mis constantes dolores al mismo tiempo que mis sensaciones emocionales serían placenteras. He mirado en las etiquetas de este blog las palabras más usadas por mi hija y por mí. Como los dos escribimos como sentimos, eso me podría ayudar. La primera destacada: SONRISAS, lógico teniendo en cuenta el nombre de este blog y su propósito; la segunda: VIDA, normal, sonríes porque tienes ganas de vivir intensamente y motivos para ello; la tercera: AMOR, ahora entiendo lo del amor incondicional que es el verdadero amor. A veces no me encuentro muy bien, tengo a mi mujer a mi lado y nos cogemos la mano, sonreímos, apretamos fuerte pero delicadamente nuestras manos y me encuentro mejor y tengo sensaciones emocionales placenteras, la endorfina. Y cuando estoy con Emma, mi nieta mayor y me dice “te cuá” (te quiero) juego con ella con una vitalidad que no tengo y no percibo el dolor, y emocionalmente no os digo nada. Igual que cuando estoy con Roma, la nieta pequeña que como me siga produciendo endorfina cuando la beso no sé si podré contenerme y me la desayune. La cuarta casi empatada con el amor está: AMISTAD, quizá porque la amistad verdadera no deja de ser una forma más de amor incondicional. Si no por qué cuando estoy destrozado de dolor por mis excesos abuelísticos y viene mi terapeuta y amigo incondicional interpreta con sus manos y su corazón una sinfonía sublime que extrae toda la endorfina que subyace en el espacio infinito y la transmite a todos mis sentidos que la acogen con el suspiro feliz del agradecimiento.

Ya lo sabéis, si queréis fabricar endorfinas, sonreír, amar, compartir… o sea, vivir.