Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

Archivo mensual: noviembre 2019

martes

12

noviembre 2019

0

COMENTARIOS

TODO ES VERDAD, HASTA LA MENTIRA

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Bajaba en mi silla de ruedas (“a toda pastilla”, dicen algunos) con la intención de sociabilizar un poco con las gentes de mi pueblo. En un banco ubicado en la acera, se encontraban sentadas cuatro ancianas discutiendo airadamente con otra mujer no tan anciana que levantaba la voz para disimular su notoria ignorancia global. Me preguntaron mi opinión sobre el acontecimiento protagonista de la discusión. Les comenté que no era docto en la materia, pero lo había consultado con una persona de demostrada cualificación y me explicó de forma razonada y documentada, la verdad; que yo me pensaba que era una, pero…

¡Mentira! Gritó todavía más fuerte la ignorante de sus enormes limitaciones intelectuales. “Yo he escuchado a otros “sabios” en la televisión y dicen otra cosa”. Otra verdad, pensé para mis adentros. Me despedí, después de comprobar que la “chillona” no sabía escuchar (o solo a la televisión) y le comenté, educadamente, que se quedara con su verdad y yo me llevaba la mía, pero que lo único cierto era la realidad de los hechos y éstos eran los que eran.

Yo, que me protejo con la semántica de las palabras de aquellas situaciones que chocan con la sinrazón, busqué el significado de la palabra “verdad”: Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa.

¡Ostras!, pensé. Entonces comprendí aquella frase célebre del poeta Ramón de Campoamor que decía: “Las cosas no son verdad ni mentira, todo depende del color del cristal con que se miran”.

Bueno, sonreír de verdad, o de mentira, pero sonreír.

martes

5

noviembre 2019

4

COMENTARIOS

QUÉ DIÁLOGO

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

– Oye colega, ¿no me digas que eres monárquico? No está de moda.

– De momento, prefiero un rey que no pinta nada que un dictador.

– Pero a ese que vive como un rey le pagamos nosotros…

– El dictador nos robaba a todos nosotros, a muchos la libertad e incluso la vida.

– Yo de eso no sé nada porque no lo he vivido.

– Yo no me olvido porque sí lo he sobrevivido.

– Oye tío, ¿no eres demócrata?

– ¿Qué es para ti ser demócrata?

– Pues… eso, ser libre para hacer lo que quieras… eso, ¿no?

– Anda, déjalo… no me extraña.

– Ahora resultará que eres un independentista cagón.

– Yo, solo quiero independizarme de los mediocres que actuáis siguiendo órdenes a distancia, incapaces de pensar por vosotros mismos.

– ¡Eres un facha de mierda, te voy a golpear con mi bandera!

– No hace falta que te pongas la capucha, ya te conozco.

Tranquilos, estaba drogado, como siempre, y no me tocó. Eso sí, espantó a todas las moscas de mi alrededor. Después, ya no recuerdo más, me desperté. Amanecía de nuevo, me tocaba vivir y sonreír un día más.