Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

lunes

8

julio 2013

2

COMENTARIOS

De corazón a corazón

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Un día, sin más, decidí escribir cuáles eran mis ilusiones, mis sueños, mis metas…Años de vida que no sabía cómo plasmarlos en aquella página vacía. Intento recordar lo que ha sido mi vida hasta ahora y me viene una secuencia de imágenes desordenadas, pequeños fragmentos de una película aún no terminada, aún no definida. Y es entonces cuando ese sentimiento tan intenso se apodera de mi persona, es el MIEDO. Miedo a no encontrar un final feliz para mi película, miedo a vivir sin encontrarle sentido alguno, miedo a perder, durante el camino, a la gente que más quiero.

Sí, sentí miedo porque no sabía cómo empezar aquella página que abría el camino de mi corazón, de mi existencia. Pero lo que más me asustaba era no saber cómo serían los años siguientes, y los siguientes…Intento buscar un sentido, el porqué, el para qué, y cuando no consigo hallar una respuesta me siento perdida, sola. Y es la soledad, ese sentimiento mundialmente compartido, lo que más nos asusta y, a la vez, lo que más anhelamos. Conseguir estar solo con uno mismo, tarea harto difícil, conseguir enfrentarnos a nuestra personal página en blanco y ser capaces de escribir palabras, de significado más o menos conexo, pero con una relación especial, la relación de nuestro sentir más puro.

Un día sin más, decidí gritarle al mundo, decidí apelar a todo lo impuesto y decidí no conformarme con pasar por este camino al que llaman vida sin más. Probablemente habrá mil maneras, pero a mí sólo se me ocurría una, ESCRIBIR. Es la forma más fácil para transmitir, es la manera de vivir las cosas por segunda vez,o incluso por tercera…es la forma de no lanzar al vacío lo que somos, o lo que pretendemos ser; e indagué en mi dormida memoria y descubrí días mejores y días peores pero entendía que la VIDA es para VIVIRLA, para consumirla intensamente, ignorando su fecha de caducidad.

Descubrí que son, precisamente, las pequeñas cosas, las importantes, son aquellos instantes que deseamos sean eternos los verdaderamente imperecederos al paso del tiempo, los que consiguen que nuestra existencia cobre sentido, que nuestro espíritu recobre el entusiasmo y el afán de luchar por las pequeñas cosas, porque la importancia de las cosas no trasciende a menos que nosotros queramos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

2 Comentarios

  1. Vicens Oliver
  2. Pilar Gorina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *