Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

lunes

3

junio 2013

2

COMENTARIOS

Durmamos, pero no nos durmamos

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

No nos durmamos

 

 

Ya hace unos meses que he podido superar mi incapacidad para conciliar el sueño. Con ayuda química y con una aportación extra de melatonina, esa hormona que segrega nuestro organismo y que resulta ser nuestro reloj biológico. Desde entonces, duermo casi toda la noche, pero es un dormir vacuo, sin sueños que recordar a la mañana siguiente.

Hace unas semanas, empecé también a soñar. Soñaba cosas intrascendentes y generalmente imposibles de realizar en la vida real. Hasta que…

La otra noche soñé con dos ancianos muy ancianos y muy sabios que nos han dejado recientemente después de indicarnos el camino a las generaciones actuales y venideras. En el crepúsculo de sus vidas nos dejaron un soplo de sensatez, de reflexión inteligente y de esperanza en la evolución hacia una sociedad mejor y más justa.

Soñé que la vanidad, empujada por el egoísmo, el orgullo y la soberbia dejaban paso a la solidaridad incondicional entre las personas; que los corruptos y defraudadores no acumulaban suficiente riqueza espuria como para poder pagar la fianza que los librara de la prisión provisional; que se dejaba de votar a los partidos y se votaba a las personas, o sea, listas abiertas; que los Bancos dejaban dinero a los pequeños y medianos empresarios sin quitárselo a los pequeños ahorradores; que el paro dejaba de ser un problema y el trabajo era una solución; que los autónomos pagaban en función de lo que generaban porcentualmente y salían a flote de esa economía sumergida e invisible; que los políticos, en lugar de hablar, dialogaban; que todos gastábamos por lo que teníamos y no vivíamos por encima de nuestras posibilidades; que los jóvenes se preparaban a conciencia y sustituían el dinero fácil por el esfuerzo difícil pero productivo…

Y soñé algo más hasta que me desperté. Fue un sueño bonito pero ya se sabe aquello de “los sueños solo sueños son”. Al despertar no pude evitar esbozar una sonrisa forever y exclamar internamente: ¡Cuándo seremos capaces de despertar y convertir los sueños en realidad! No nos durmamos y sigamos el camino que otros, más sabios, nos enseñaron antes de irse, que no dormirse, para siempre.

Share on Facebook14Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

2 Comentarios

  1. JUAN CARLOS ANTON
  2. JORDI BM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *