Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

lunes

24

junio 2013

1

COMENTARIOS

El tiempo

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Cada día, dos veces, a la misma hora; la pareja de ancianos, lentamente, ayudándose el uno en el otro, se dejan caer en el mismo bar. Bar que se convierte en escenario de un acontecimiento ya rutinario. El mismo pedido de siempre; una copa de vino tinto para él y un cortado para ella. Los mismos movimientos, los mismos gestos, nada cambia. Él se acerca a la máquina “tragaperras” mientras ella se queda sola, no más que antes, ante su vaso.

Y es entonces, al ver a esa pareja de ancianos ya cansados de vivir, porque la vida para ellos no es otra cosa que rutina, cuando miro el reloj sin apenas cerciorarme del transcurso de los minutos, y cuando quiero darme cuenta se han convertido en páginas caducas de un viejo calendario.

Propósitos, importantes acontecimientos, intenciones…todo tiene cabida en nuestro calendario ya obsoleto, y sin embargo, una vez más el TIEMPO ha vencido. El TIEMPO, curioso personaje, ¿aliado o enemigo?, sea cuál fuere, ha conseguido gobernar tácitamente las reglas del juego, y disponer de nuestras vidas a su merced.

Y miro hacia delante y no puedo respirar, un cúmulo de sentimientos me constriñe el pecho. Es la incertidumbre del futuro lo que me atormenta, es el no poder planear el mañana lo que me descontrola.

Ya ves, unos no tienen tiempo, otros no tienen con qué llenarlo, pero a todos se nos acaba, cae lentamente, granito a granito, para finalmente formar un montón de tierra, sin oportunidad de una vuelta atrás.

Es entonces, cuando apenas vislumbramos esos últimos rescoldos de ceniza, cuando te das cuenta que aquellos ideales en los que has creido firmemente son, para la mayoría, simplemente eso, ideales. Descubres que las cosas no son lo que parecen, ni tan siquiera parecen lo que son, y te das cuenta que es demasiado tarde para luchar contra la realidad impuesta.

Al final tienes una inmensa lista de cosas para añadir en el calendario “aquello que hubiera querido hacer pero…”, el problema entonces es que el calendario de nuestra vida está deshojado y nuestro latir ha perdido intensidad abandonándose al fulgurante transcurso del TIEMPO.

Share on Facebook42Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

1 Comentario

  1. Manu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *