Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

domingo

18

febrero 2018

0

COMENTARIOS

Mecenas

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Estaba escuchando una canción de Alberto Cortez y me ha despertado la atención un estribillo que decía: “De todo aquello que consigo me convierto en mi propio mecenas”. El mecenazgo, infrautilizado en la actualidad para favorecer, ayudar, proteger o patrocinar causas o ideas culturales, artísticas o científicas, objetivos que le dieron nombre, me ha llevado a pensar, basado en el estribillo musical, en la posibilidad de crear un ´mecenazgo vital’. Cuántas ideas y proyectos, a lo largo de nuestra vida se han quedado en proyectos perdidos u olvidados por falta de un mecenas o favorecedor que nos ayudara a conseguirlos. Todo ello más allá del mecenazgo obligado, inducido y sutil de los padres.

El mayor proyecto de los seres humanos, que se sienten libres de verdad, consiste en dejar de ser lo que son y convertirse en lo que quieren ser. Pero esto cuesta esfuerzo, sacrificios, comprensión social y en muchos casos, dinero. Ahí es donde encontramos a faltar la figura del mecenas, el favorecedor…

Cuando nos damos cuenta que ya no nos satisface el haber sido un eficiente empleado de entidad bancaria, un creativo albañil con mucha experiencia, un invisible funcionario, un amable camarero, un abyecto empresario conseguidor de muchos beneficios económicos, o un jardinero fiel protector de flores marchitas… Cuando nos damos cuenta, ya es demasiado tarde, ningún mecenas apuesta por proyectos tardíos o cobardes.

En estos últimos años de mi vida creo haber actuado de mecenas de por lo menos tres proyectos vitales. Por acción, omisión o renuncia he favorecido que otros tantos proyectos personales puedan dejar de ser lo que la genética social les ha hecho y consigan lo que su libertad individual desea ser. Solo tienen que recordar que el mecenas es un favorecedor, los conseguidores serán ellos o no serán.

Me dicen que no corra, que me puedo abocinar. Pero no me precipito como cuando era joven, ahora solo tengo prisa en ganarle tiempo al tiempo. Algunos me comprenderán. Y siempre con una sonrisa, sonrisas forever.

 

 

Share on Facebook12Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *