Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

Sonrisasforever Archivo

lunes

22

enero 2018

0

COMENTARIOS

Palabra

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

¿Pensábais que no íbamos a volver? Pues ya estamos de vuelta, os lo dijimos, os dimos nuestra palabra…

“La palabra actúa, no como fuerza ideal sino como una fuerza oscura, como un hechizo que constriñe las cosas, las hace realmente presentes fuera de ellas mismas”. (M. Blanchot, La part du feu).

De ahí la importancia de la palabra en la comunicación, ya sea hablada o escrita. Obligas a las cosas a hacer algo, significar algo, convencer a alguien más allá de su propio significado. Mi interés en rescatar palabras abandonadas reside en recuperar la facundia, esa virtud comunicativa que merece ser escuchada.

La palabra le da sentido a las cosas y ambas le dan sentido al verbo.

Estamos en plena cuesta de enero. Ya hemos votado casi todos y la mayoría han botado de satisfacción. No sé qué tienen las elecciones que consiguen que todos ganen. Los que ganan, porque han ganado; los que pierden porque pensaban iban a perder por más o porque no han ganado “los otros”; y los otros porque aunque no hayan ganado, otros que tampoco han ganado, les ayudarán a sumar para ganar. Y casi todos acaban botando de alegría aunque no les hayan votado tanto como querían. Qué raro es esto de la política ¿verdad? Yo voté porque puedo pero no boto porque no puedo.

Os dejo otra palabra olvidada. ¿Alguien la recuperará? Más vale, si no acabaremos por no entendernos. Sonrían, por favor.

 

 

 

domingo

24

diciembre 2017

3

COMENTARIOS

La Navidad lo arregla todo…o no

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Se me acaban las palabras cuando los pensamientos mayoritarios se concentran en unas fechas determinadas: 21D, 25D, 1E, 6E y todo lo que ellas conllevan. Las mentiras de unos se entrecruzan con las mentiras de otros creando una falsa realidad.

Captura

Las palabras tienen vida, aquello que no tiene nombre no existe. Pasadas fiestas, en todos los artículos, insertaré una palabra o frase (en negrita) de las olvidadas o en la agonía del limbo, de las cosas que pierden su nombre. Si alguien tiene interés en saber su significado, que inserte un comentario y le contestaré (hoy habrá un adelanto)

Alguien escribió hace unos años algo que suscribo plenamente: “Siempre he querido saber el nombre de las cosas en una lengua o en otra. No por una vocación de coleccionar, sino por zambullirme en otras maneras de pensar, en otras maneras de percibir la realidad. A menudo somos como una gota de lluvia o un pellizco de la niebla, porque no encontramos nada que nos sirva de anclaje a la realidad. Quizás por esto buscamos palabras”.

 

Nosotros no mentimos, expresamos lo que sentimos y pensamos aquello que nos dicta, primero el corazón y después nuestros pensamientos libres de adoctrinamiento alguno. Ya que ha salido el verbo ‘adoctrinar’ os comento su significado real, el que se le dio cuando se le puso nombre: inculcar a alguien determinadas ideas o creencias. ¿Hay alguien a quien nunca jamás le hayan adoctrinado o intentado adoctrinar a lo largo de su vida? No hace falta que contestéis, pero fijaros que hace referencia a ‘ideologías’ y a ‘creencias’, generalmente disfrazadas de dogmatismos que nada tienen que ver con la libertad individual de las personas.

 

Deseo que repartáis sonrisas y regalos a troche y moche. Feliz Navidad y felices siempre, por favor. Volveremos.

 

 

domingo

12

noviembre 2017

2

COMENTARIOS

Atrapados por las redes

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Qué emocionante resultaba esperar impaciente en casa a que sonara el teléfono para recibir la llamada de un ser querido, ¿te acuerdas Manoli (mi querida mujer)? Tú en Zaragoza primero y en Tarragona después, yo en Barcelona. Cómo vibrábamos de emoción diciéndonos verdades como templos. Ahora los que vibran son los teléfonos mientras suenan melodías anunciándonos una llamada, perdida en la nube de lo cotidiano.

Las cartas de amor y su espontaneidad han dado paso a los mails no exentos de virus. Del virus de lo impersonal, de lo lejano, de lo virtual. Y repletos de “corta y pega” de páginas web evocadoras de versos ajenos.

Ya no se miente a la cara, se utilizan las redes sociales para manipular verdades y convertirlas en engaños y mentiras. Además, todo lo que sale de las redes sociales se lo creen casi todos, prisioneros de la virtualidad y esclavos de su mediocridad.

La libertad de acción está limitada al cruce con la libertad de los demás. La libertad de pensamiento resulta atrapada en las redes sociales y recluida en la cárcel de ideales intrusos.

Pero yo, a lo mío, a lo real. Yo sonrío de verdad, no lanzo emoticonos. Además, recientemente mi familia se ha reubicado, estamos cerca, unidos, juntos, dialogamos sin condiciones, pedimos pero no imponemos, y especialmente nos queremos de forma incondicional, por eso estamos UNIDOS. Y en cuanto a ilusión, he aprendido que de esta forma, todos los caminos llevan a Roma… y a Emma y Elsa y Alma… (mis nietas) las que a pesar de los tiempos que vivimos, conseguirán que un mundo mejor sea posible.

 

lunes

23

octubre 2017

1

COMENTARIOS

¡Ciudadanos del mundo!

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Me gustaría mucho que el AVE llegara, por fin, a la luna. O al menos a cualquier otro planeta vital. Empezaríamos de cero, una única forma de comunicarnos, unos objetivos comunes, nada de partidos políticos, un comité de sabios que frenara a los clásicos listillos, libertad toda y justicia la justa: la justicia divina.

Lo malo sería que nos llamarían “lunáticos” y mirando el diccionario me dice que su significado es:  “Que padece locurano continuasino por intervalos”

¡Ostras!¿no nos habremos equivocado de planeta? Porque a intervalos de tiempo parecemos volvernos locos y no saber de dónde venimos y adónde vamos.

Ayer soñé que vagaba solo por un espacio infinito que se parecía a la Tierra. De repente, me sorprendió la presencia enhiesta de una persona de edad incalculable. Pensé que sería un sabio, un erudito extraviado. Le pregunté de dónde era y me respondió: “soy un ciudadano del mundo”. ¿De qué mundo? pregunté yo.- De ese mundo perdido del que vienes tú.- No, si ya me imaginaba que me había perdido, pero no pensaba que me había salido del mundo…

Le pregunté acongojado: ¿estamos solos? – De momento sí, los he llamado hace muchos años pero todavía no han llegado. Insistí: ¿de dónde vienen? – Del limbo de la sinrazón. Yo no entendía nada pero como notaba que me estaba despertando, le pregunté finalmente: ¿Cuál es su nombre? y me respondió con voz cansada: “Soy la Concordia”.

Me debe de haber afectado este sueño porque en el día de hoy en todas las manifestaciones de uno u otro signo lo he estado buscando y no lo encuentro. ¿Se habrá perdido otra vez?

Hoy me cuesta despedirme con una sonrisa, no puedo encontrar al erudito y lo necesito para seguir considerándonos ¡ciudadanos del mundo!

 

miércoles

13

septiembre 2017

0

COMENTARIOS

Hasta que la política nos separe

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Existe, para mí, una gran diferencia entre “unir” y “unificar”. Unir suma, unificar resta. Cuando me casé con mi mujer, me uní a ella. La suma de nuestros valores nos hizo mejor a los dos, juntos valemos más. Llevamos juntos casi cuarenta años, somos bichos raros. Ahora está de moda separarse, creo que es el resultado de la “unificación” de criterios que siempre se decantan por el más fuerte, el más rico, el más guapo. Se separan parejas, se rompen familias, se cautivan hijos en la cárcel de una madurez prematura. Yo creo que los sentimientos unen y los deseos dispersan.

Mañana recibo un cuadro de un primo hermano mío de Madrid, me siento muy unido a él, los sentimientos no suelen ser autónomos sino compartidos. Es un artista de la belleza cromática como su madre (hermana de mi padre) fue paradigma de la belleza femenina y culto permanente de su marido hasta… que la muerte les separó.

No pasan más de quince días sin que llame a mi amigo de nuestra lejana juventud, Tomás. Está pasando por un momento crítico de salud que lleva con la fuerza y la dignidad que le caracteriza. Me siento muy unido a él y su familia que tan bien me acogieron durante mi servicio militar en Zaragoza. Ciudad ésta en la que conocí a esa mujer que me acompaña desde hace cuarenta años y con quien seguiré unido, seguro, hasta que la muerte nos separe.

Podría poner más ejemplos de personas, territorios y cosas con las que me siento muy unido emocionalmente, pero no os quiero aburrir. Las emociones unen, la política divide, ¿no lo veis?

Con todos los que nos seguís también me siento muy unido y así seguirá siendo, hasta que… la política nos separe. Pero si cambiamos los gritos por sonrisas… seguiremos unidos. Me voy a tomar un gazpacho andaluz…, tengo sed.

jueves

6

julio 2017

0

COMENTARIOS

Paréntesis…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Dejamos pasar el verano para volver con las ideas más frescas. Mientras, seguiremos trabajando en la finalización de ese proyecto de libro solidario presto a ser una realidad.

Pero volveremos por imperativo personal, nos lo debemos a nosotros mismos y a quienes nos seguís. No abuséis del sol, todos los abusos tienen consecuencias. No abuséis del azúcar, engorda los cuerpos y aligera la cartera pues lleva multa impositiva incorporada. Por lo demás, haced lo que queráis no lo que os digan que hagáis. Es mejor sentirse libre en los pensamientos propios que esclavo de los pensamientos ajenos.

Dicen que bajará el paro este verano. ¡Qué suerte! Vacaciones de temporada para unos y trabajo temporal para otros. ¡Una cerveza bien fresca por favor, que hace mucho calor! Y una sonrisa forever…