Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

aprender Archivo

Lunes

25

mayo 2015

0

COMENTARIOS

Aprendamos

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Memoria

Hace unos pocos días, hablando con una persona muy querida por mí y que nos conocemos desde hace 62 años pero que nos conocemos mejor desde hace mucho menos tiempo, me dijo que habíamos bajado el listón literario en los últimos artículos. Me quedé un tanto preocupado y repasé esos últimos artículos. No eran mejores ni peores, para mí, solo eran diferentes. A veces leemos cosas que no van con nosotros, o eso creemos, y no le damos la importancia que otros sí se la dan, es natural. No se puede escribir al interés de todos por igual, aunque sí pueden todos sonreír o al menos intentarlo.

Por otro lado, hoy he recibido un comentario a un artículo que escribí hace más de un año y hablaba que evolucionar no es cambiar, es crecer y que siempre hemos de estar abiertos a aprender. A esa persona le ha gustado mucho la reflexión y más habida cuenta de mi “avanzada edad”. No hay límite de edad para aprender, pues mientras se aprende no se recuerda. La frase que os pongo hoy, viene muy a cuento de lo comentado previamente, y dice: “La memoria no es lo que se recuerda sino lo que se aprende.”

Aprendí a caminar y no necesito recordar cómo hacerlo, aunque a veces me cueste; aprendí a hablar y no necesito recordar cómo hacerlo; aprendí a sonreír y sigo haciéndolo de forma natural; aprendí que evolucionar no es cambiar y sigo creciendo; aprendí que lo bueno si breve dos veces bueno y por eso me despido de todos, hasta la próxima sonrisa.

Lunes

17

febrero 2014

3

COMENTARIOS

¿Por qué no aprendí, maestro?

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

 

imagenmaestro

 

Un hombre, encaminado definitivamente al final de su trayectoria vital, y al hacer balance de dicha trayectoria, se percató que ésta había transcurrido sin pena ni gloria. Era un anciano solitario cuya sombra esquivaban los demás. Había seguido los consejos de su Maestro y no le había ido nada bien. Decidió ir a visitarlo: curiosamente, el Maestro, que era mayor, no lo parecía…

– “Maestro, me aconsejaste que si tenía referentes válidos en mi vida, ésta me resultaría menos difícil y más satisfactoria. No ha sido así. Tuve como referencias a los mejores en todos los ámbitos de la vida y no he conseguido dejar de ser un mediocre al que todos evitan porque siquiera he conseguido ser rico. Además ¿te acuerdas de Serafín, ese amigo mío que también acudió conmigo en busca de tus consejos? Él ha triunfado en la vida, la gente le busca y le quiere y se ha convertido en un referente para los demás. Sin embargo, me consta que se ha equivocado muchas veces. ¿Me puedes dar una explicación y decirme qué hago en el poco tiempo que me queda”?

– “Mira, tú quisiste imitar a tus referentes que eran grandes porque habían crecido y evolucionado. La imitación no es evolución, no se puede ser una mala copia de otros por grandes que éstos te parecieran. Tú lo has sido y has dejado de ser tú mismo. Por el contrario, Serafín, se ha limitado a SER A FIN de cuentas él mismo. Sus referentes le enseñaron a crecer porque le demostraron que no se aprende de los éxitos ajenos sino de los errores propios.  Y, sí tienes razón, se equivocó muchas veces, por eso aprendió tanto. Y sobre qué hacer en el poco tiempo que te queda, te recomendaría que sonrías. Puede ser que alguien que te quiera copiar esboce una sonrisa que al menos ayude… a los demás”.

¡Cuánto cuesta recordar los sueños! Quizá éste lo recuerdo porque lo soñé despierto. Sonrían, por favor.

 

 

Domingo

3

noviembre 2013

2

COMENTARIOS

Sabrosa amistad

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

blog sonrisas

Hoy quiero hacer mi pequeño homenaje a una gran amiga.

Una amiga valiente, espontánea, auténtica, optimista de naturaleza, alegre, vital…

Una amiga que siempre está ahí, para compartir unas risas pero sobretodo está ahí para poner el hombro cuando necesitas llorar.

Y esta amiga valiente ha decidido cumplir un sueño: ¡ dar la vuelta al mundo! Sí, lunes 4 de Noviembre de 2013 empieza sin duda una aventura que será inolvidable.

La aventura de vivir un sueño, la aventura de viajar, de conocer mundo, de compartir costumbres y sobretodo, de aprender! Aprender de una misma, conocer nuestros propios límites (si los hay), saber compartir, aprender de esos momentos de soledad… En definitiva…VIVIR!

Sirva este pequeño homenaje a mi gran amiga como un grito para seguir nuestros sueños, un canto a la VIDA y sobretodo una inspiración para seguir sonriendo, para que nuestras sonrisas recorran el mundo, llenando aquellos rincones donde por desgracia no conocen motivos para sonreír.

Para aquellos que queráis seguir esta aventura os recomiendo que visitéis: www.vueltaalmundosabrosa.com

Buen viaje!!

 

Martes

22

octubre 2013

1

COMENTARIOS

Evolucionar no es cambiar, es crecer

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

sonrisas

Las personas cuando nos hacemos mayores o muy mayores nos pensamos que ya lo sabemos todo o que no tenemos nada que aprender. Los que no son tan mayores y pertenecen a nuestro entorno afectivo nos dicen que hemos de cambiar, porque las cosas, la propia vida, cambian.

En mi humilde opinión no creo que tengamos que cambiar, ¡a buenas horas! Lo que creo es que debemos evolucionar, adaptarnos a las nuevas circunstancias de nuestra realidad personal y de los nuevos tiempos que mañana dejarán de serlo.

La mayoría de las veces el tiempo y el paso de los años nos acercan a una vanidad preñada de los correspondientes ego, orgullo y soberbia. Y todo ello, si no evolucionamos, nos ancla en el pasado que solo existe ya en nuestra maltrecha memoria.

Cuando veo a esos ancianos sentados en un banco y dando de comer a las palomas, observo que, generalmente están solos, y que nunca sonríen. Parece ser que solo se les acercan las palomas y lo hacen por puro interés. No han evolucionado y lo único que les ha cambiado es la vida.

No hace falta dejar de ser uno mismo para evolucionar. Si lo conseguimos, es posible que no se nos acerquen las palomas, pero lo harán los hijos, los nietos, los amigos de todas las edades… Y quizá lo hagan por interés, porque les interesa seguir el ejemplo que les permita, cuando se hagan mayores, evitar la soledad, aprender, evolucionar, crecer y sobretodo, sonreír.