Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

comunicar Archivo

Lunes

3

febrero 2014

0

COMENTARIOS

Prefiero transmitir que comunicar

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

 

images

 

A lo largo de mi vida profesional y personal me han dicho muchas veces que era un buen comunicador. Eso, en lugar de halagarme, me llegó a preocupar. Mi intención y esmero nunca han sido contar cosas sino transmitir cosas, ya sean experiencias, sensaciones y también, claro está, sentimientos sin los cuales la vida no tendría sentido.

Parece lo mismo “comunicar” que “transmitir” pero, no. El que comunica puede que sea escuchado pero no necesariamente comprendido, no llega dentro. Contrariamente, el que transmite siquiera necesita ser escuchado. Una simple mirada, una sonrisa sincera, un aliento que se percibe… y por qué no, unas palabras que sean creíbles y coherentes con la esencia de quienes las pronuncian…

Transmitir es vivir fuera de uno mismo, es compartir tu vida con la de aquellos que tú has elegido o a los cuales has llegado. Qué difícil es transmitir y qué fácil comunicar. Los periódicos comunican, los políticos nos comunican, los médicos me comunican, el vecino me cuenta, los profesores explican (o tratan de hacerlo). Pero ¿quién transmite?

Desde este blog “os comunico” que mi intención no es contaros cosas, mi intención es transmitir cosas. A ver si lo consigo, me conformaría en lograr, mientras tanto, que sigáis sonriendo.

Domingo

1

diciembre 2013

1

COMENTARIOS

En Roma aprendí…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

IMG_2283

Ya han pasado 10 años…7 meses intensos de mi vida en una  de las ciudades más especiales: ¡Roma! 7 meses imposibles de olvidar, 7 meses de aprendizaje, amistades, amores, desencuentros y sobretodo encuentros conmigo misma.

Una beca Erasmus, esa que intentan hacer desaparecer, me dio la oportunidad de una experiencia vital en la que aprendí tantas cosas.

Amigos que se convierten en tu familia, familia más presente que nunca aún en la lejanía…

Todavía recuerdo mis largos paseos por la ciudad eterna, sin mapa, dejándome llevar por los encantos de sus calles, sus plazas, sus fontanas…Los que me conocéis, sabéis que me cambia la cara cuando hablo de Roma. Muchos sentimientos, vivencias, experiencias, aventuras que se resumen en una ciudad.

Recuerdo que me fui en un momento en que necesitaba un punto de inflexión, necesitaba perspectiva, necesitaba encontrarme conmigo misma y aprender a estar sola…

Y es que en Roma aprendí el valor de la amistad, aprendí a disfrutar de mis momentos de soledad, aprendí a compartir, aprendí que no existen barreras, aprendí que los idiomas son una herramienta para comunicarse y que lo que importa es comunicarse, aprendí que la familia está a pesar de los Km. que te separen.

En Roma aprendí que es la esencia lo que nos impregna, lo que nos enamora.

En Roma aprendí a tomar mis propias decisiones, a valorar, a ser consciente que las decisiones de hoy definen nuestra realidad mañana.

En Roma aprendí a observar, a parar y disfrutar, a viajar, a aprender viajando.

En definitiva, en Roma aprendí a no dejar de sonreír, porque siempre hay un motivo para hacerlo.

Siempre habrá un trozo de Roma en mí, ahora cierro los ojos y pienso en mi próxima visita a esa ciudad tan especial, cierro los ojos deseando que llegue ese momento en que bajo del avión y ese olor tan característico me impregna y me recuerda que…per sempre  Roma!