Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

libertad Archivo

Lunes

9

noviembre 2015

2

COMENTARIOS

Politiqueo

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Me preguntaron hace poco, por qué no escribía nunca de política. Contesté que porque yo sabía tan poco de política como los políticos actuales y temía que los mal llamados líderes políticos pudieran influir en mi libertad de ser y de pensar.

No existe la POLÍTICA con mayúsculas, ese arte de convencer a través de los hechos y no de las palabras. Ahora convence más quién lo dice que lo qué dice. Y la multitud, esa colección tumultuosa de cobardes que se esconde en la opacidad propia y en torno a un líder presencial al que parecen adorar en un acto de politeísmo desfasado. Cuando preguntas a quién vas a votar suelen responder casi siempre con un nombre propio. Los partidos se convierten así en algo parecido a sectas.

No creo que nadie nos metiera en la crisis ni nadie nos está sacando de ella. Pero creo totalmente, estoy seguro, de quienes nos metimos, quienes no sabemos salir y quienes la sufrimos. No nos escondamos entre multitudes que buscan al salvador y acusan al supuesto culpable. Los cambios necesarios en esta sociedad actual empiezan por nosotros mismos. No nos dejemos engañar por la sectaria democracia de los políticos actuales habidos y por haber. Por promesas que ya se sabe que no se cumplen. Porque siempre es culpa de los otros. Porque de la confusión surgen las dudas y de las dudas los errores.

Los políticos están para gestionar el bien común, no para hacernos pensar de una u otra forma. Como ya dije en otro momento, eso será democracia pero no es libertad y yo quiero ser libre en democracia como no lo pude ser en otra época en que las multitudes se agolpaban en torno a un líder, a un caudillo.

Yo voy a votar a quien más sonría, a quien me haga dudar de mí mismo y a quien menos eche la culpa a los demás. Si finalmente nadie me convence, entonces votaré libremente según mi propio criterio.

Y votaré con una sonrisa que espero sea contagiosa.

Lunes

10

noviembre 2014

1

COMENTARIOS

Lunes

3

noviembre 2014

0

COMENTARIOS

Respeto a la libertad personal

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

 

menores_globales_450

 

Recientemente, en este inicio anacrónico de otoño en el que la caída de las hojas de los árboles no se corresponde con la caída de las temperaturas, mi amigo, “el amigo”, me dio una sorpresa… Cogió el volante del coche y me llevó por un camino que se adentraba en las entrañas de la cada vez más escasa naturaleza. Llegamos ante una casona toda ella y su entorno preñada de naturaleza y con un silencio sonoro en el que apenas se percibían las voces apaciguadas de unos niños entremezcladas con los cánticos de los pájaros que agradecían esa compañía en su hábitat natural.

Niños y niñas de 7,8,9, 10 años, jugaban libremente, aprendían libremente, ordenaban y limpiaban libremente, organizaban y opinaban libremente en una asamblea que yo llamaría: la asamblea de la libertad y el respeto. Nadie les obligaba a ser felices y sin embargo, lo eran.

Tuve una sensación rara, ningún niño o niña me parecían más guapos o grandes que otros, todos me parecían iguales. No había ricos y pobres, todos eran iguales en ese paraíso perdido de la madre Naturaleza.

Habían padres y otras personas mayores celadores anónimos de un orden establecido en base a unos principios y valores basados en el respeto y el amor incondicional. Esos celadores no prohibían nada, cruzaban sus miradas con los niños extendían los brazos o abrían las manos y esos niños comprendían libremente que existe un orden natural, solidario, no preestablecido por dogmas y basado en el sentido común.

Luego hablé con el hijo del amigo, no lo hacía desde hacía un tiempo. Es increíble como en tan corto espacio de tiempo había aprendido tanto. Había aprendido cosas que no te enseñan en los colegios oficiales ni en ninguna universidad, había aprendido a vivir, a respetar, a valorar, a amar, a comprender por qué cantan los pájaros, porque se sienten libres, vuelan en su entorno natural sin una jaula en la que la sociedad actual los expone como símbolo de su propia realidad decadente. Y el hijo del amigo, lo había aprendido y no dejaba de sonreír.

Sí, queridos amigos, otra forma de vivir es posible, otra forma de vivir es necesaria, porque necesitamos seguir sonriendo de una forma natural.

 

Lunes

17

marzo 2014

1

COMENTARIOS

Viaje a ninguna parte

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

maleta[1]

La crisis económica se nos está llevando lejos de nuestras fronteras geográficas a muchos seres queridos. La crisis de valores también se lleva lejos a otros no por ello menos queridos.

En el primero de los casos, lo hacen en busca de un trabajo que aquí no encuentran. Solo pueden permitirse esa aventura aquellos a los cuales sus progenitores les pueden costear el viaje y un poquito más. Los demás, quietos, parados.

Hay otros casos que incluso se fueron muy lejos cuando todavía tenían trabajo. Personas arraigadas a una tierra que optaron por una aventura hacia lo desconocido y en solitario. Se animaron a hacerlo porque se les prometieron regalos, regalos que deseaban.

Con el paso del tiempo y de los años, los primeros han optado o por volver a sus raíces porque la tierra prometida no cumplía la palabra o por quedarse al haber encontrado un trabajo que les permite sentirse realizados como personas. En todo caso, su intención es volver en cuanto la situación lo permita.

Los de la aventura, los de los regalos, o sea, los del viaje a ninguna parte porque cuando no existe destino claro no se va a ninguna parte, esos lo tienen más difícil. Trabajo, sí tienen, más o menos, si no, no podrían seguir deambulando en busca de… ¿de qué? Les va a costar muchísimo volver, si vuelven. Están prisioneros de los regalos que se les prometieron, esa cárcel está abierta pero, sorprendentemente, cuesta mucho escapar de ella.

Yo tengo un amigo que se fue a ninguna parte. Se escapaba alguna vez y nos veíamos. Cada vez le cuesta más escaparse y ya no sé si será capaz de volver nunca más. Puede ser que desde ninguna parte esté leyendo esto, le envío una sonrisa y espero otra por su parte. Y le mando un deseo: recupera tu libertad, la cárcel es para los cobardes.

Lunes

25

noviembre 2013

6

COMENTARIOS

Libertad sí, pero…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

libre1

Hay muchas personas que dicen: “yo soy libre porque siempre hago lo que me da la gana, lo que quiero”. Se equivocan, son prisioneros de su egoísmo ciego. La libertad no compartida no es libertad, es egoísmo.

La libertad es hacer lo que se desea y permitir que los demás, especialmente nuestro entorno más cercano afectivamente, ejerza la suya. Eso coadyuva a que esa libertad derive en una felicidad compartida, la antítesis del egoísmo.

Me vino a la memoria una frase de Rabindranath Tagore, filósofo y poeta indio: “Me dormí y soñé que la vida no era más que alegría, me desperté y vi que la vida no era más que servicio, serví y vi que el servir era la alegría”.

Me he dado cuenta, con el paso de los años, que las personas egoístas no son alegres o acaban por no serlo. Nada hace más feliz que conseguir la alegría y felicidad de los demás, probadlo.

Treinta y cuatro años después, me doy cuenta que todo cuanto he deseado y conseguido ha sido porque me lo ha dado o permitido mi mujer- Y hablando con ella, todo lo que más feliz le ha hecho lo ha conseguido porque yo se lo he dado o permitido. Cada uno de nosotros mismos hemos tenido lo que más deseamos a través del otro. Y lo hemos hecho libremente, sin imposiciones, con entrega, con amor verdadero. Eso es la libertad auténtica, la libertad compartida. Lo otro, hacer lo que nos da la gana individualmente, no. Eso es egoísmo y hacer oposiciones hacia la soledad. Me apetece estar con quien libremente me deja ser libre. Porque así ganamos todos.

Y un consejo a los egoístas para que dejen de serlo. A través de una frase anónima que resulta adecuada en este momento y en este blog: “Sonríe, aunque solo sea una sonrisa triste, porque más triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír”.

 

¡Hasta pronto!

 

Lunes

2

septiembre 2013

5

COMENTARIOS

¿Dónde van a morir los pájaros viejos?

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

pájaro

Nunca he visto un pájaro muerto de viejo estando en libertad. Solo en la jaula en la que son sometidos a cadena perpetua por los “humanos” envidiosos de su vuelo libre. Allí, presos, solo pueden esperar una muerte por aburrimiento, impotencia, enfermedad… y quizá por vejez, pues la falta de libertad envejece.

 Algunas veces, he observado un pájaro muerto en accidente de progreso, pero los pájaros viejos ¿dónde van a morir? Quizá se desintegren en el aire, pero… no, no puede ser. Entonces, ¿dónde van?

 Quizá sigan volando eternamente, más allá, donde lo esencial es invisible a la vista, donde la libertad nunca muere.

 Voy entendiendo también por qué morimos de viejos en la Tierra, por qué morimos. Porque no podemos volar, porque lo esencial para nosotros es tangible y visible, porque la libertad o la falta de ella solo son una excusa. Quizá el mundo sea una gran jaula y alguien más poderoso que nosotros nos tiene presos. Por eso no podemos volar. Libéranos quien seas, para poder llegar más allá, donde van los pájaros viejos, donde la libertad nunca muere.