Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

recuerdos Archivo

Lunes

23

diciembre 2013

0

COMENTARIOS

El espíritu de la Navidad

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

navidad

 

No me gusta el exceso de consumismo de la Navidad extendido al Año Nuevo y los Reyes. Pero me gusta, y mucho, el espíritu de estas fiestas.

Conceptos descuidados durante el año como: familia, reencuentro, solidaridad, ilusión, recuerdos de quienes ya no están pero significan, proyectos de cambios, sonrisas y más sonrisas, risas y más risas.

Ese es el espíritu de la Navidad, y también forma parte de la fiesta ese consumismo que no todos pueden ejercer angustiados por la necesidad y la precariedad.

Ese espíritu me ha hecho tener este año un acto de solidaridad hacia una familia de esas en estado precario. Ha sido un acto de solidaridad anónimo pues cuando es así, siempre resulta incondicional. Para esa familia el acto solidario lo ha realizado un espíritu: el espíritu de la Navidad.

En estos días, ejerzamos el “carpe diem”. Vivir intensamente esos maravillosos momentos a tope, intensamente, como si fueran los últimos pero con la inteligencia necesaria para que no lo sean. Vendrán más navidades porque no nos olvidemos que amanece cada día.

Y qué decir del próximo año 2014. Pues lo de siempre, que sea mejor que este que se acaba, pero empecemos por nosotros mismos, si conseguimos ser mejores, 2014 será mejor, seguro.

Muchas felicidades para todos, y muchos deseos de salud, concordia, tolerancia compartida, solidaridad, amor incondicional, respeto a las diferencias que es tener respeto hacia nosotros mismos… Y sonrisas, muchas sonrisas que dar y recibir. En resumen: sonrisas forever

¡Hasta pasadas fiestas! Que los Reyes Magos nos traigan a todos mucha ilusión para afrontar con garantías el nuevo año. Y recordar: ser felices inteligentemente, esto no acaba aquí. Un abrazo y ¡fum, fum, fum!

Lunes

9

diciembre 2013

0

COMENTARIOS

Hoy y mañana

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

435364_margaritas

Los que me conocen siempre me habrán oído decir aquello que: “las decisiones que tomamos hoy tienen consecuencias mañana”. Eso nos tendría que invitar a la reflexión antes de tomar algunas decisiones. Puede que en el momento presente de tomar las decisiones nos parezca lo mejor, pero ¿qué consecuencias posibles tendrá mañana? Porque mañana será ya el presente que es lo único que existe y ello nos llevará a otro mañana posible. Pero el ayer ya ha pasado y no volverá más, no existe más que en el recuerdo.

No levantar la vista más allá del instante nos puede llevar al arrepentimiento o al perdón. Si al menos nos llevara a la autocrítica…

Hoy he tomado la decisión de publicar este artículo. Si no os gusta, mañana os pediré perdón a unos, me arrepentiré de haberlo publicado o, en el mejor de los casos, haré autocrítica.

Pero en cualquier caso, no me olvidaré de enviaros una sutil sonrisa de complicidad.

Próximamente: LA NAVIDAD. Estoy empezando a reflexionar sobre ella…

Martes

15

octubre 2013

2

COMENTARIOS

Viaje al olvido…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

64356-mejorar_memoria_2_large

En mi reciente visita a la residencia geriátrica en la que se encuentra mi madre sumida en ese confuso limbo entre los recuerdos pasados y los olvidos presentes, obtuve elementos suficientes como para hacer las reflexiones siguientes:

Es obvio el comentario que dice: el pasado y el futuro no existen, solo existe el presente. Pues bien, en ese tránsito de las personas ancianas hacia ese futuro tan cierto como desconocido, el presente también ha dejado de existir. Sólo el pasado se mantiene a duras penas del olvido total, de la nada.

 Siempre me dice que estoy muy joven y guapo, cada día más. Yo creo que ella no me ve en el presente sino en el pasado y en ese pasado aparezco más joven y, para ella, más guapo. El olvido también borra las arrugas y resulta más barato que los cosméticos y la cirugía plástica.

 Desde que se olvidó del presente que le angustiaba, ha mejorado su estado de salud. No vivir el presente es no vivir las angustias, las penas, las realidades no deseadas, los recuerdos que duelen, el espejo que no engaña… Se recupera buena parte de la salud cuando se pierde la memoria reciente y ya no se vive en el presente.

 Pese a todo ello, salí contento de la residencia, a mi madre no se le había olvidado sonreír, y eso me hizo sonreír a mí también. Forever.

Lunes

1

julio 2013

1

COMENTARIOS

Colores invisibles

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

colores

Le pregunté a un amigo mío invidente de nacimiento, en uso de la confianza que nos profesamos, ¿qué es para ti el color azul? Su respuesta me invitó a un posterior análisis personal. “El color azul me sugiere la textura del mar”. Para él, privado del aspecto cromático de las cosas, éstas adquirían la categoría de sensaciones internas. Asimilaba el color azul con el tacto fluido del agua, con la caricia finalista de las olas en la orilla, el sabor salado y la fragilidad de un invisible castillo de arena. Había convertido lo que para los demás no era más que un envoltorio, un reflejo, algo inerte, en un cúmulo de sensaciones, de estímulos, de recuerdos de infancia, de tacto, de vida más allá de la nada invisible.

Me hizo pensar que las cosas no son de uno u otro color sino como las percibimos. Supongo que de niño le explicaron que el mar era azul y por eso asimilaba ese color con el mar. Sin embargo, el agua del mar solo se manifiesta azul cuando permanece expuesta al reflejo de un cielo despejado. Alguien que hubiera perdido un ser querido en medio de un mar embravecido bajo un cielo oscuro, taponado por una espesa capa de nubes tormentosas, le hubiera sugerido que el mar era de color negro.

Cuando se conocen hechos o personas a través de sensaciones que provienen del conocimiento compulsado de los mismos, por encima de las apariencias que reflejan, se está más cerca de la verdad. Lo otro, la opinión precipitada y subjetiva, la apariencia, el color que toman las cosas reflejadas en los intereses partidistas y particulares, no son más que una constatación de que todo es lo que es… dependiendo del color del cristal con que se mira.