Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

Sonrisas Archivo

Jueves

9

marzo 2017

4

COMENTARIOS

El mensajero del mar

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

IMG_5852

Hace unos días, me llamó un joven y gran amigo mío. Quería compartir conmigo una experiencia que él tenía con cierta frecuencia en solitario: acudir por la noche a la playa y plantarse a la orilla del mar, dejarse ir y…

Íbamos abrigados pues el invierno empezaba a dejarse notar. La luna se empeñaba en espiarnos atravesando las nubes transparentes de la noche furtiva. Sin dejar de observar el insistente rumor de las olas del mar que nos reclamaban que les diéramos razones para continuar insistiendo en esa orilla en la que acababan su camino.

Hablamos, escuchamos, comprendimos, aprendimos, compartimos… vivimos. Yo, comprendí que no somos víctimas de nuestros genes y que existe la biología de la creencia.

El mar, la luna, la noche. Conceptos que evocan la inspiración, la poesía y la verdad. Buscamos que el mar nos traiga un mensaje, pero ¿quién es el mensajero?

Recuerdo que el año 2012 cuando le diagnosticaron a mi hija Carmen la esclerosis múltiple, mi hijo Jordi me llevó también a unas rocas donde se estrellaban las olas del mar. Esa vez el espía fue el sol, el mar el trayecto y las olas nos seguían reclamando. El mensaje lo captamos: rendirse no es una opción. Pero sigo pensando… ¿quién fue el mensajero?

Y mientras lo pienso, sigo sonriéndole… al mensajero del mar.

Martes

17

mayo 2016

1

COMENTARIOS

¿Cuánta vida te cuesta tu sueldo?

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

ingredientes-buen-trabajo

 

El otro día hablaba con una amiga, valiente, que lo dejó todo un año para ir a cumplir su sueño: dar la vuelta al mundo.

Me contaba historias apasionantes de personas que dejaban sus trabajos para viajar y vivir una experiencia única.

Infinidad de historias que nos llevaron a reflexionar sobre el trabajo, sobre cómo lo gestionamos, el tiempo que nos ocupa y qué es lo que realmente esperamos del trabajo.

Trabajamos por necesidad; para cobrar un sueldo que nos permita vivir (pagar el alquiler/la hipoteca, comida…) pero también trabajamos por placer: el placer de sentirse realizado con uno mismo, útil  y aportar de alguna manera a nuestra sociedad.

El problema seguramente está cuando ese trabajo absorbe tanto que se lleva lo más importante: el tiempo.

Tiempo para disfrutar de nuestros hijos, de la pareja, de los amigos, de la familia…

Como todo en la vida, se trata de encontrar el equilibrio.

Ese equilibrio tan necesario para ESTAR en lo que ESTAMOS con todos los sentidos. Sin sentimientos de culpa.

La cuestión es que tu sueldo no te cueste la vida, no te robe momentos únicos que querrías haber disfrutado pero no lo hiciste.

Y por más sacrificios que te suponga tu trabajo: NUNCA SACRIFIQUES TU SONRISA!

Lunes

14

marzo 2016

1

COMENTARIOS

La emoción de las primeras veces…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

fotoblog

 

No dejo de maravillarme  de “la emoción de las primeras veces”. Me encanta mirar a mi hija y ver sus caras de asombro, de alegría, de sorpresa…

Ver cómo va descubriendo, cómo experimenta…me emociona sentir su emoción…

Y me hace pensar mucho en cómo vivimos las cosas los adultos. Resulta que parece que “madurar” es perder parte de esa intensidad, de esa capacidad de asombro, de esa emoción al descubrir…

Si es eso, no quiero madurar, quiero volver a ser niña. Seguir sintiendo cada momento único como eso, único e intenso. Seguir emocionándome con las pequeñas cosas, con los gestos, con los detalles, con las personas…

Reír sin importar si es oportuno o no, sonreír porque te apetece. Llorar porque así lo sientes…sin convencionalismos, sin estereotipos.

Y es que gracias a ella, vuelvo a ser niña. Recupero parte de lo que había olvidado y espero no volver a olvidarlo nunca.

En teoría tendría que ser yo quien le enseñara cosas…y creo que es ella quien más me enseña. Y yo aprendo cada día y me sigo maravillando…

Y tú, ¿dónde has dejado tu niño interior? ¿te atreves a rescatarlo?

 

Martes

9

febrero 2016

4

COMENTARIOS

Sal al encuentro de la vejez…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

vejez (1)

 

… Encuéntrate a ti mismo.

Es el título de uno de los capítulos del libro que estoy leyendo: Vive con corazón y alma, del Dr. Dietrich Grönemeyer, que más que leerlo lo estoy asumiendo por sentirme totalmente identificado con sus reflexiones.

Incorpora en dicho capítulo, un bello y certero poema de Albert Schweitzer, que se titula Preserva la vejez y que dice así:

 

La juventud no es una etapa de la vida

la juventud es un estado espiritual.

Es el impulso de la voluntad,

la vivacidad de la fantasía,

la fuerza de los sentimientos,

el triunfo del valor sobre la cobardía,

del espíritu aventurero sobre la pereza.

 

Nadie envejece

por haber dejado atrás un número de años.

Uno envejece

cuando se despide de sus ideales.

Con los años se marchita la piel

pero con la renuncia al entusiasmo

es el alma lo que se marchita.

 

Eres tan joven como tu esperanza,

tan viejo como tu duda.

Tan joven como tu confianza en ti mismo,

tan viejo como tu temor.

Tan joven como tu esperanza,

tan viejo como tu desesperación.

 

Mientras el mensaje de la belleza,

la alegría, el atrevimiento y la grandeza,

y los sentimientos lleguen a tu corazón,

¡mientras tanto eres joven!

 

Yo he salido al encuentro de mi vejez y será por eso que me siento joven. Y ahora que me atrevo a ser como quiero ser, voy a permitir que aunque se marchite mi cuerpo mi alma permanezca siempre joven.

Y eso me empuja a sonreír para darle sentido a las arrugas de mi piel.

Domingo

31

enero 2016

1

COMENTARIOS

¿De qué color es un beso?

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

 

colorbesos

 

En realidad el título de este post no es único, está inspirado en un cuento infantil que comienza así:

“ ¿Los   besos? Vaya…, pues… los besos pueden tener muchas formas y colores. En realidad, cambia de color según lo que nos quiere decir…”

A partir de aquí, simplemente quiero compartir con vosotros de qué color pueden ser los besos para mi…

Tenemos como hemos dicho infinidad de ellos, aquí cito sólo los que tengo más claros:

  • Besos rojos: creo que son los que suelen venir en mente los primeros… son carmín, son amor, son intensos, son fuego, son pasión!
  • Besos verdes: son naturales, son frescos, son saludables, son para niños, son seguros … vamos, de esos que hacen “muak” cuando los das en la mejilla.
  • Besos azules: son profundos, son tranquilos, dan estabilidad, son pausados, generan confianza…  en este caso de los que se dan en la frente, o no…
  • Besos amarillos: son como una  puesta de sol, como un atardecer, son brillantes, son atentos, son alegres…
  • Besos magenta: son potentes, son nobles, son misteriosos, son ricos… vamos de cuento de hadas.
  • Besos naranjas: son cálidos, son estimulantes, son entusiastas, son dulces, dan felicidad,  de aquellos que marcan un cambio de estación…

No todos los besos son de un color, hay besos que pueden tener diferentes tonalidades…sea como fuere, seguro que cada beso, en cada ocasión…nos transmite muchas cosas.

¿Qué tendrán los besos que siempre dicen tanto? A veces lo que no somos capaces de expresar, o bien por falta de atrevimiento o bien por no encontrar las palabras justas… Sean del color que sean, qué bien nos hacen sentir! Cuántas sonrisas dibujan en nuestros labios!

Si te ha gustado este post, evidentemente encantada de que lo difundas, pero esto es fácil…  es simplemente darle a un botón de compartir, es hacer un retweet, es poner un Me gusta…

El verdadero reto es sólo para valientes, así que si te atreves…  elige tu color o colores y márcate un beso único a la persona o personas que tú quieras!

Ahhh, muy importante, por lo que pueda pasar… antes de hacerlo, no te olvides de SONREIR!

 

 

Lunes

25

enero 2016

0

COMENTARIOS

Milagros invisibles…

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Nadie hace milagros ni está capacitado para hacerlos, no obstante, éstos ocurren. El milagro de la vida, por ejemplo, que ocurre continuamente pero que no sabemos su origen.

Hace unos días, una situación en un principio crítica en la salud de una persona especialmente querida por mí, me impulsó a evadirme en soledad propiciando un soliloquio sonoro con un invisible y desconocido interlocutor:” ¡Cómo pones en mi vida un ángel para que me ayude y pretendes llevártelo prematuramente cuando más me estaba ayudando, y no solo a mí! ¡Cómo quieres que crea en ti si no puedo comprenderte!

Y ocurrió que un diagnóstico cruel, pasó a otro esperanzador y a otro todavía más acorde con lo que se corresponde a un canto a la vida y por la vida. Otra vez el milagro de la vida.

La confluencia de las energías de todos los que amamos a esa persona había hecho posible el milagro. El amor en estado puro, la fuerza más grande, la única que puede lograr cambiar la certeza de la muerte por el milagro de la vida.

Desde entonces me he vuelto creyente, esta noche volveré a hablar con el invisible, le daré las gracias. Estaremos solos una vez más. Y tanto tiempo buscándolo tan lejos y con formas tan dispares y resulta que es invisible y está tan cerca que creo que está dentro. Os aconsejo que lo busquéis ahí.

Pero también percibo que sonríe…