Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

martes

16

junio 2020

0

COMENTARIOS

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Más pronto que tarde (eso espero) el coronavirus será solo un recuerdo que no habrá que olvidar. El viento huracanado de un virus mortal de necesidad para unos muchos y carcelero para todos, habrá dejado unas lecciones obligadas de aprender.

Un virus especialmente selectivo con quienes el sufrido desgaste por la vida les ha convertido en objetivos prioritarios y no protegidos.

De todas las lecciones pendientes de aprender, no olvidemos, sobre todo, una: proteger y recuperar LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ.

martes

12

mayo 2020

2

COMENTARIOS

LA MADRE NATURALEZA

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Qué bonito está el cielo, y los árboles, las flores, las plantas. Qué bonitos son los colores en su estado natural.

El sol hirientemente radiante que busca espantar al virus coronado. Hasta el viento ha dejado de soplar para fijar la imagen de la belleza natural. ¿Qué ha pasado?

¿Qué habremos hecho mal antes del confinamiento? Y, por el contrario, ¿qué no debemos de volver a hacer mal después del confinamiento?

¡Qué hermosa eres! No te vuelvas a esconder, querida madre Naturaleza, la madre de todos… la vida tal como debe ser.

Hemos recibido el mensaje, respetar tu belleza es amar nuestra propia vida.

martes

5

mayo 2020

0

COMENTARIOS

DESPUÉS DE LA NUEVA NORMALIDAD

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Poco a poco las cosas se van normalizando hacia una nueva normalidad. Pero después de la nueva normalidad, ¿qué?

Una vez exterminado el coronavirus, nunca antes, deberíamos hacer examen de conciencia y afrontar que la experiencia nos empuja a crear una normalidad muy diferente a la anterior al coronavirus.

No esperemos la llegada de otra epidemia global o local para decirle “te quiero” a quienes queremos de verdad. Recuperemos los besos perdidos, convirtamos los abrazos retóricos en abrazos de verdad. Demos rienda suelta, por fin, a la libertad emocional, símbolo de la solidaridad.

Tanto tiempo confinados han servido, al menos, para no reprimirnos. Ahora toca ser consecuentes: Ayudemos al comercio de cercanía, al que está cuando se tiene que estar, a recuperarse, en lo posible, de un batacazo muchas veces mortal de necesidad. No vayamos lejos para que no nos vean lo que compramos y lo que no compramos, porque cuando nos crucemos cerca de casa con el botiguero cercano, al que regalamos una falsa sonrisa por si alguna vez “nos olvidamos algo”, no se nos caiga la cara de vergüenza.

Y tendremos que cambiar más comportamientos para no volver a la anormalidad de una nueva normalidad.

Mientras, me muero de ganas y siento el pálpito innegociable de poder abrazar, besar, sentir (o sea, amar) a mis niñas, a mis nietas. También al resto de mis seres queridos.

Vete de una vez por todas, coronavirus, vete a la p… mierda, piérdete en los confines del olvido.

martes

28

abril 2020

0

COMENTARIOS

MÁSCARAS FUERA

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Una vez finiquitada la espiral del terror provocada por el coronavirus, ha llegado el momento de quitarse las máscaras, no solo las mascarillas.

El beso se ha convertido en un bien común de difícil acceso, no solo con mascarilla. Sin mascarilla ha resultado más duro ante la falta de excusa.

Algunas personas se tuvieron que quitar la máscara social que llevaban de engaño para ponerse la mascarilla que les protegiera del rechazo social o como salvoconducto para salir a la calle. Con ello limitaban la necesidad de esa protección que no llegaba a los colectivos que más los necesitaban y que ahora son aplaudidos con justicia y reconocimiento eterno.

Pero ¡claro! Han pagado un precio desorbitado por un pedazo de tela manchado de vergüenza y unos guantes preservativos digitales de su vanidad desenfrenada. Incluso, han podido hacer su agosto a costa de…

Yo, una vez cumplido mi arresto domiciliario solidario, salgo corriendo a reencontrarme con los míos. Y como no llevo ni he llevado máscara nunca, lo tengo más fácil para dar y recibir todo ese amor reprimido por ese virus selectivamente mortal. Pero no se me ha olvidado… sonreír.

viernes

10

abril 2020

4

COMENTARIOS

DESPUÉS DEL COVID-19

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Este año, mi cumpleaños (4 de abril) lo he “celebrado” confinado. Una videollamada que ha dejado las pantallas de los ordenadores cubiertas de besos imposibles ha dejado las emociones cercanas para después del COVID-19.

Pero una semana después, un mensajero de las emociones me trajo el escrito de mi nieta Emma, la mayor, la primera, la guía ejemplar de las otras tres, continuadoras convencidas de un camino muy bien aprendido.

Un escrito, el primero que hacía en el ordenador a sus siete maravillosos años. La gramática y la ortografía, aún no aprendidas, dejaban de tener sentido: se le entendía todo.

Os regalo este escrito orgulloso de la herencia genética que mi mujer y yo hemos sido capaces de legar en vida a nuestros sucesores vitales. Una vez más, las nuevas generaciones nos están demostrando que ellas sí se sienten capaces de conseguir los cambios sociales que necesitamos para conseguir que un mundo mejor sea posible.

Yo también te quiero Emma… y a tu hermana Elsa… y a tus primas Roma y Alma. Tengo muchas ganas de abrazaros y besaros. Pero eso será… después del COVID-19. Mientras… sonreír, por favor, estáis muy guapas.

miércoles

11

marzo 2020

2

COMENTARIOS

MIEDO NO, RESPONSABILIDAD SÍ

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Hoy, 11 de marzo de 2020, me han llamado del Centro de Salud al que pertenezco y me han comunicado que me anulaban el electrocardiograma de control que tenía programado para el día 13. Me parece una medida responsable pues todos los esfuerzos sanitarios deben estar concentrados en la no rápida propagación del coronavirus. Hay que evitar que el colapso de los cuidados intensivos no solo perjudique a los más afectados por el coronavirus sino a todos aquellos afectados de otras patologías que requieran de los servicios comentados.

Yo, recomendaría que todos bajemos las revoluciones para que el coronavirus también ralentice su camino hacia su propia extinción.

Con ello, si todos, por un tiempo, guardamos las distancias, le daremos sentido a las redes sociales pues los virus de internet solo afectan a los ordenadores. En resumen: miedo no, responsabilidad sí y sentido común también.

Y una idea para la economía global resentida por estas crisis víricas: que las Bolsas mundiales se paralicen y dejen de cotizar en los mercados hasta la erradicación de la pandemia. Sería una vacuna efectiva para el virus de la codicia. ¡Ya está bien que siempre ganen los mismos y perdamos todos los demás!

Seguid sonriendo, eso sí, sin mascarilla, cuando el ya emérito coronavirus deje de gobernar nuestras vidas.