Sonrisasforever

Una invitación a la reflexión

Archivo mensual: febrero 2020

martes

25

febrero 2020

4

COMENTARIOS

MI LEGADO A UNOS DESCONOCIDOS

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

En el último libro que estoy escribiendo, hice una reflexión sobre esos amigos, que así se decían ser y que por no ser no fueron siquiera incondicionales. Mi mayor pecado, el rencor me empujó a dedicarles estas palabras escritas.

No quería despedir mis reflexiones personales en este libro sin dedicar el resultado de esas reflexiones sobre aquellos amigos que estuvieron antes y desaparecieron a partir de. Mi querido sabio que ha aparecido durante y después de, me ha animado a hacerlo bajo el nombre de “mi legado a unos desconocidos”.

A esos “amigos” que estuvisteis conmigo cuando podíais obtener algo de mí que favoreciera vuestras ínfulas de medrar en lo profesional y en lo económico, codicia total. A todos ellos, algunos de los cuales, siquiera creyeron en el proceso de mi enfermedad. Supongo que pensaban que era incompatible el dolor con la sonrisa y con la verdad.

Uno de esos “amigos”, con quien tuve un fortuito encuentro, tuvo la valentía de decirme: “Bastida, es que no sabía qué me iba a encontrar”.

Os hubierais encontrado a un hombre herido por una enfermedad no tan cruel como el olvido. Cicatrizando las heridas de ese pasado en el que ya no estáis ninguno. Yo, no os perdono, eso lo hará el olvido total.

martes

18

febrero 2020

0

COMENTARIOS

DIOS NO ES, ESTÁ O NO ESTÁ

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Qué iluso que soy, hablar de Dios ahora que no se habla de él ni en los conventos. Priva más hablar de política, de procesos, de pactos (aunque sea con el diablo), de fútbol, de incendios, de crisis climática, de pensiones…

Pero yo, diferente donde los haya, me da por hablar de Dios. Es curioso que hable de Dios ahora que se me ha olvidado el padrenuestro y he tenido que acudir al Sr. Google. El primero de los libros que me publicaron: “Dios existe… soy yo”, ya hablaba de él en forma alegórica.

En el último libro que estoy escribiendo en la actualidad, a través de mis conversaciones con un supuesto sabio, he descubierto no quién es, pero sí dónde está. Y ahora tengo claro que Dios no es, está o no está. Solo tenéis que buscarle y, sobre todo, encontrarle.

Quizá cuando leáis mi último libro acertéis a buscarle donde esté… si es que está. Mientras, seguid buscando.

martes

11

febrero 2020

2

COMENTARIOS

TODO PINTA MUY OSCURO

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Cambio climático= ¡Hace un calor que te asas! ¡Hace un frío que pela! ¡Llueve a cántaros! ¡Hace la tira que no llueve! ¡Cuánta contaminación! ¡Antes los pájaros cantaban, ahora tosen! ¡El agujero de la capa de ozono crece y aquí el tamaño sí importa! Pues bien, todo eso= Cumbre del clima, o sea + de lo mismo= buenas intenciones, pero…

Todo pinta muy oscuro como pongo en la imagen previa, si no nos damos cuenta de una puñetera vez. Lo malo es que quienes tienen que tomar las medidas más importantes y trascendentes, seguramente serán fósiles en período de petrificación para cuando ya sea demasiado tarde. No deben tener hijos o nietos (yo siempre utilizo el neutro para no usar el @).

Para eso sí que hay que salir a la calle antes de que la calle nos devuelva la demanda del perdón de nuestros pecados. Para entonces no será posible ni sonreír y eso sí que será grave.

martes

4

febrero 2020

4

COMENTARIOS

NABUCODONOSOR

Escrito por , Publicado por Sonrisasforever

Debo estar haciéndome muy mayor. No me acuerdo de lo que comí ayer y me ha venido a la memoria un nombre que me aprendí de niño en la asignatura de Historia: Nabucodonosor. Solo recuerdo su nombre (que me resultó hasta difícil por su extensión) y que fue rey de Babilonia.

Ya me diréis de qué me ha servido ese conocimiento histórico en la reciente historia de mi vida. Ahora sé más, la curiosidad, solo la curiosidad, me ha llevado a conocer que su nombre aparece en la Biblia, quizás porque tomó dos veces la ciudad de Jerusalén y destruyó el reino de Judá.

Alguien o algo le castigó en los últimos siete años de su vida. Siete años de locura apartado de los hombres y de la realidad. Hasta que recuperó su razón al comprobar el poder de su condenador (Dios, ¿quizás?) A mí, nada de todo esto me resulta útil, quizá pensar que los reyes mejor que solo reinen. Para mandar, tomar y destruir ya están los títeres de las urnas. Me viene a la memoria otro nombre: Senaquerib. Mejor lo dejo correr… voy a cenar.

No me acuerdo lo que me ha dicho mi mujer que hay de cena, pero… me gustará seguro.